Carta de Hermandad

La Abadía de Santo Domingo de Silos (Burgos) y la Antigua y Venerable Hermandad Matriz de San Benito Abad de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla), presididas por su dedicación al Santo, están unidas desde hace unos años por un hermoso hermanamiento fruto del amor y la devoción que profesan al Santo Abad. Una unión que sirve para conjuntar sus esfuerzos, pese a la distancia geográfica que las separa, con el fin de engrandecer y difundir la obra del Santo Patriarca.

Documentalmente, este hermanamiento se encuentra recogido en un precioso pergamino atravesado verticalmente por dos cintas rojas entrelazadas con la cartulina del mismo y paralelas, una de las cuales está cubierta en su parte inferior por un sello estampado en lacre rojo. Dicho pergamino, enmarcado en maderas doradas, se puede ver en el muro lateral izquierdo, según se entra, de la propia ermita.

Textualmente, la redacción del documento dice lo siguiente:

“En el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, Amén. En el año del nacimiento de Nuestro Señor 1993, el día 5 del mes de mayo, nosotros, el Abad y monjes de la Abadía benedictina de Santo Domingo de Silos (Burgos) de una parte, y el Hermano Mayor con la Junta de Gobierno y miembros de la Antigua y Venerable Hermandad de San Benito Abad, erigida canónicamente en la parroquia de Castilblanco de los Arroyos, Archidiócesis de Sevilla, de la otra, establecemos entre ambos una fraternidad espiritual, llevados de nuestro común amor al Patriarca de los monjes de Occidente, en los siguientes términos:

  • Cada comunidad se compromete a orar por las intenciones de la otra a fin de que en todas sus obras brille el espíritu evangélico que, como cristianos, debe presidir todos los actos de nuestra vida.
  • Esta oración se intensificará especialmente al ser comunicada la muerte de algún miembro de nuestras comunidades por el que se deberá elevar una plegaria en la celebración de la Eucaristía.
  • La comunidad de Santo Domingo de Silos intentará en la medida de sus posibilidades, asistir por medio de algún monje a la romería anual que se celebra en honor de San Benito en Castilblanco de los Arroyos, siempre que sea invitada por dicha Hermandad.
  • En todo momento esta fraternidad ha de servir para acrecentar entre sus miembros el espíritu de caridad cristiana, así como el amor hacia nuestro Padre San Benito, a quien desea imitar en su entrega generosa a Cristo, presente en los hermanos, a fin de que en todo sea Dios glorificado.

Y para que sirva de perenne memorial, mandamos escribir esta carta que nosotros, el abad de Santo Domingo de Silos y el Hermano Mayor de la Antigua y Venerable Hermandad de San Benito Abad de Castilblanco de los Arroyos, firmamos y sellamos en nombre de nuestras respectivas comunidades, comprometiéndonos, con la ayuda de Dios a observarla en todo.

Dado, firmado y sellado en Santo Domingo de Silos, ut supra.
El Hermano Mayor: José Reyes Oliveros.
El Abad: Clemente de la Serna”

 

 

En un bello azulejo situado a la derecha, a un metro aproximado de altura, en la fachada frontal de la ermita, sobre el fondo blanco, en un color azul celeste y entre los dibujos de los sellos de ambas instituciones, puede leerse un recordatorio resumido de este fraternal acontecimiento.

Otro importante motivo, que a la vez fortalece este hermanamiento y crea una importante fuente de devoción en Castilblanco, es la existencia de un Relicario, realizado con oro procedente de las donaciones de los devotos, donde se conserva un trozo de resto óseo de San Benito, traído desde Silos por el Abad de Santo Domingo, con motivo de la Venida de 1991.

Toda esta información se recoge en el libro del Dr. Epifanio Lupión Cruz titulado “San Benito Abad. Vida, Obra y Milagro del Glorioso Patriarca del Monacato de Occidente”.

Por último, también cabe destacar la visita que la Hermandad Matriz realiza todos los años a Silos a primero de mayo. Un viaje programado y perfectamente planificado en el que participan los hermanos de Castilblanco, así como otros devotos de los pueblos vecinos o de Sevilla capital. Varios días de convivencia con los monjes del Monasterio en los que se comparten charlas, oraciones y otras actividades en torno a la grandeza de San Benito. Son muchos los jóvenes y mayores que en alguna ocasión han visitado Silos y han vivido en primera persona el hermanamiento con los monjes benedictinos, un ejemplo a seguir y a los que se guarda ya un gran cariño.

Difunde en redes sociales